Maryanne Amacher y mi experiencia con la soledad

Maryanne Amacher and the experience of solitude

¿Son los recuerdos un sonido ?

A veces lo son, pero yo no les he dado ninguna forma o timbre en particular. Incluso los sonidos fantasmas, aquellos que te muestran un camino lejano, tienen cierta musicalidad. Se llama nostalgia. Durante un año, aceptar mi espíritu solitario ha sido una forma de entender la vida y vivirla. Una vez más, estoy sentada en el mismo escritorio, en un piso diferente, vocalizando mis preocupaciones existenciales.

En un principio estuvo enmarcado por la incertidumbre –la energía de un estado intermedio. En ese momento, recurrí a Éliane Radigue en busca de consuelo y respuestas en forma de sonidos sostenidos, melodías en espiral cuya sutileza brindaba un espacio extracorpóreo para meditar. Después de meses de reducir mi contacto a lo esencial, la finitud del otro se volvió infinita. Cuando aceptas la soledad como lugar y tiempo para crecer, “entras en la cercanía de lo que es esencial en todas las cosas, una cercanía al mundo”. (Heidegger)

Sin embargo, los efectos psicológicos de la soledad son como pétalos de rosa y espinas. Empiezas a sentir todo lo que te rodea con un entusiasmo casi infantil. Después de un tiempo, la apatía adormece tus sentidos y cuestionas tu comprensión de lo que es socialmente aceptable. Hay un vacío y una punzada de culpa aprendida por lo que estás perdiendo. Incluso si se trata de abrazar lo esencial en forma de meditación, autoconocimiento y búsqueda de la auténtica identidad existencial.

El Diario

Mi viaje ha sido desafiante, no sólo por las condiciones sociales sino también por mi historia personal. Al leer sobre la soledad, encontré El Diario de Henry David Thoreau. Una hermosa pieza de literatura donde Thoreau comparte sus vívidas experiencias en soledad. Así como emocionantes descripciones de sonidos, imágenes y sentimientos. Sus palabras resonaron profundamente, como un tono binaural que fluye por mis oídos.

Prospero mejor en la soledad. Piensas que me estoy empobreciendo apartándome de los hombres, pero en mi soledad, me he tejido una telaraña de seda o crisálida y, como una ninfa, pronto surgirá una criatura más perfecta”.

Mi crisálida todavía no tiene forma. Los espectros de las emociones latentes y los formatos narrativos intrapersonales son la punta de este iceberg. Ir hacia adentro puede llevarte a niveles más profundos de conciencia, y eso es lo más parecido a sentir la verdadera libertad. Entonces, inevitablemente, cuando eso sucede, el peso de la realidad te grita, incitándote a “despertar”, a “volver”.

En la búsqueda de silencio, reecontré a John Cage para descubrir que tenía “un texto maratón extraído de el Diario de Henry David Thoreau” llamado Empty Words. El trabajo más sostenido de Cage para “desmilitarizar” las palabras. En 1975, le pidió a Maryanne Amacher que creara grabaciones meteorológicas para su Lecture of the Weather, una de las piezas incluidas en Empty Words. Eventualmente, volverían a trabajar juntos en Empty Words / Close-Up, una actuación que combinaba el trabajo de audio de Amacher con los textos de 10 horas de duración de Cage.

Música entre el mundo y yo: Maryanne Amacher

Parece que estoy murmurando palabras y referencias. Pero, debes entender el ritual antes de encontrar el enfoque, parafraseando a Amacher. Y eso es lo que intento hacer al escribir esto. La sensibilidad vital de Maryanne Amacher para experimentar el sonido más allá de la musicalidad tuvo perfecto sentido con mi propia búsqueda: aumentar la conciencia, desencadenar nuevas formas de escuchar y pensar, percibir la belleza en la vida cotidiana, descubrir patrones de armonía dentro de los complejos espectros de ruido urbano. Y, me atrevería a añadir, dentro de nuestros propios espectros de ruido.

Maryanne Amacher  fue una compositora pero, lo más importante, una investigadora y pensadora vibrante en percepción, espacialización del sonido, psicoacústica y arquitectura auditiva. Adelantada a su tiempo y considerada una creadora post-Cageana, Amacher era tan aguda en sus pensamientos que pudo predecir algunos de los desarrollos actuales en los campos creativos. Incluyendo los primeros conceptos de streaming y las posibilidades de la realidad virtual.

Maryanne Amacher Selected Writings and Interviews
Nota encontrada en una maleta de Maryanne Amacher (1970).

Sus primeros trabajos, Long Distance Music, City Links, Music for Sound Joined Rooms, resonaron con mi experiencia con la soledad. En 1967, ya estaba buscando formas de “conectar el flujo temporal, la experiencia ambiental y el valor social”. Comprender la transformación espectral y cómo nos influyen los tonos subliminales del lugar donde crecemos o nacemos.

“Hay salas para “escuchar”, y entrar por la mente con sensibilidades agudizadas. Para experimentar las obras, uno se para, camina, se sienta, escucha, mira y lee, individualmente, en tiempo personal, más que en tiempo grupal. Con la intención de desencadenar pensamientos, estimular energías dormidas, las imágenes y las palabras se convierten en las pistas, los personajes y el guión que damos forma, junto con el sonido”.

– Project Notes: Music for Sound Joined Rooms

Joined Rooms: La construcción social de la soledad

La realidad es que la soledad es solo un sueño, una quimera. Somos parte de algo más grande que nuestra búsqueda de la individualidad existencial. Como propuso Amacher, necesitamos encontrar vínculos resonantes, caminos de conexiones entre la mente y lo físico.

En una entrevista con Jeff Bartone en 1988, Amacher dijo: “Para mí, fue una forma de aprender sobre el espacio, la dimensión y los diferentes ritmos de la desaparición y la aparición. Cosas que nunca aprendí en mi formación musical. No nos enseñan cosas sobre la audición o la forma en que nuestra mente percibe y la forma en que respondemos a estas cosas como seres humanos“.

Del mismo modo, no se nos enseña nada sobre la soledad; al contrario, aprendemos a temerle, a evitarla a toda costa. Se nos pide adormecer nuestra experiencia. Se nos imponen formas construidas de pensar y vivir. Con expectativas y felicidad, tan falsas como el status quo. Quizás, este momento desafiante nos ha obligado a lidiar con lo que más tememos: nosotros mismos, confinados en un espacio corporal y material, y las dudas previas a la aceptación.

Por otro lado, ¿qué pasa si disfrutas “demasiado” ese tiempo contigo mismo? En la misma entrevista, Maryanne compartió esta anécdota: “Alguien dijo que realmente cuestionaba si era tan bueno tener música como esta, porque tal vez no necesitaría nada más si podía vivir esta experiencia. Y tal vez eso no era tan bueno socialmente“.

Long Distance Music

En mi camino para aprender a navegar en mi conciencia y abrazar el conocimiento que viene con la soledad, debo habitar mi espacio, encontrar y crear mis propios rituales. Cuando te liberas de lo que no es esencial, entras en contacto con aspectos fundamentales de tu entorno, la energía circulante.

En confinamiento, la soledad te permite alcanzar un punto de autoconocimiento fuera de tu propia estructura, incluido tu círculo social y lo que le parece familiar y habitual. En Long Distance Music, Maryanne nos invitó a “escuchar y transmitir fuera del lugar en el que nos encontramos. Desarrollar una nueva conciencia, requiriendo una nueva actitud de la mente (para estar) en más de un lugar al mismo tiempo.

Mi experiencia personal está comprometida con mi terapia. Para aceptar quién soy y volver a aprender a vivir la vida -desde un lugar de amor y no de trauma-, me embarqué en un viaje intrapersonal. Asimismo, se ha creado una forma de música de larga distancia. Al mismo tiempo, profundizo mis conexiones con lugares, cosas y personas importantes para mí.

El arte y la creación, en cualquier forma, se han convertido en mi territorio recuperado. El lugar en el que me encuentro con mi sombra y la dejo expresarse. Le estoy proporcionando un espacio para hablar, crear, escuchar… La soledad ha sido el sonido de nuestras habitaciones unidas. Algunos días, pienso en todas las posibilidades que tengo por delante. Mientras me niego a conformarme, a llevar la carga de las expectativas externas.

“El follaje, las flores, las extrañas formas de tierra que pasas por el camino. Tú compones el espíritu en proceso de descubrimiento, en ese mundo espiritual. Imagínese si no pasáramos por el material. Imagínese la belleza de las personas que caminan por la vida.”

– Maryanne Amacher

One thought on “Maryanne Amacher y mi experiencia con la soledad

Leave a Reply