Entrevista – Molly Nilsson

Molly Nilsson es una suerte de anti-artista, no tiene el apoyo de ningún sello discográfico grande, y su presencia en redes sociales es casi imperceptible. Pero hay algo en Molly que la hace omnipresente. Sus fanáticos, a lo largo y ancho del globo, así lo afirman y demuestran en cada concierto. Sus álbumes son celebrados por la crítica y su deseo de crear no disminuye.

Nilsson no cree en lo artístico como una forma de trabajo. Para ella, es su manera de lidiarcon la vida; de enfadarse con el capitalismo y hacerlo saber; de decirle a los cielos estrellados que ella también cree en un futuro: “Cada noche es nueva”, afirma. Su más reciente álbum, 20/20 –un idilio onírico y anti-capitalista–, la han traído de vuelta a Barcelona. He tenido la oportunidad de recorrer, junto a Molly, una buena parte de su historia musical.

Aunque el D.I.Y (Hazlo tú mismo, por sus siglas en inglés) se originó a principios del siglo XX y se asoció con mejoras en el hogar, posteriormente se relacionó con la música indie y punk: ¿Es posible dibujar un paralelo entre el uso del término en la música y tu interés?

El término DIY siempre tuvo una especie de estatus bajo, ya sea por su relación con mejoras en el hogar, en artesanías hechas por mujeres, o con la escena punk de la clase trabajadora, y esa es una de las cosas que me atraen. Es un término sin pretensiones y por lo tanto es atractivo. En cierto modo me gustaría que tuviera más respeto, –por ser una fuerza cultural subversiva–, pero tal vez eso es exactamente lo que rechaza.

¿Escuchaste géneros musicales específicos o coleccionaste fanzines cuando eras adolescente?

Escuché mucha música punk mientras crecía, cosas antiguas de los años 70 del Reino Unido pero también bandas de amigos adolescentes tocando por ahí, que eran de los únicos espectáculos a los que podías asistir siendo menor de edad. Me encantaban los fanzines e hice muchos de ellos, cómics variados y música, chistes tontos, etc.

¿Cuál crees haya sido el punto de ruptura para que decidieras comenzar con el DIY para construir tu carrera musical?

Realmente me inspiré en muchas cosas “lo-fi” que empecé a escuchar a principios de los 00s, como Ariel Pink, por ejemplo. Realmente me abrió los ojos a lo que podía hacer con las canciones, era extraño pero accesible. Un amigo mío me mostró su música y de repente sentí como “¡Demonios, yo también podría hacer eso!”. Fue solo por diversión, no hay presión para ser nada. Y de allí una cosa lleva a la otra.

Esta forma de enfrentar lo artístico te da mucha libertad e independencia pero, al mismo tiempo, puede resultar en un formato restrictivo y solitario: ¿Cómo te sientes sobre eso?

Sí, puedes hacer muchas cosas muy rápido por ti mismo. Hacer música tiene que ver con tomar decisiones en cada paso del camino, y cuando se toman todas las decisiones, no hay compromiso. Pero también se pierde ese proceso, al no negociar y encontrar una tercera vía. Así que hay ventajas y pérdidas de cualquier manera.

En ocasiones me siento muy aislada con mi trabajo, pero trato de centrarme en las personas con las que comparto ideas y valores, ya sean músicos o artistas o simplemente personas realmente inspiradoras.

Has hablado de Berlín como una ciudad ideal para la experimentación: ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Berlín? ¿Todavía sientes lo mismo?

He vivido en Berlín durante 14 años y la ciudad se ha transformado mucho. No puedo decir si es la misma ciudad porque yo también he cambiado mucho. Hoy, probablemente, no me mudaría a Berlín. En ese entonces, era muy fácil encontrar un lugar para vivir, obtener un trabajo, no importaba si no ganabas mucho dinero, en ese momento no necesitabas mucho. El mundo entero es tan diferente hoy, creo que los jóvenes se ven obligados a crecer más rápido. Al menos cuando me encuentro con personas de la mitad de mi edad, parecen mucho más maduras que yo a esa edad.

La gentrificación está afectando a la ciudad, su dinámica y ritmo interno, ¿Qué piensas de esto?

Hay mucho que decir sobre esto. Básicamente, el mundo entero se “gentrificará” lentamente porque la población del planeta está creciendo, tendremos que encontrar nuevas formas de hacer que la vida sea sostenible y humana para todos.

El nombre de su sello discográfico Dark Skies Association está inspirado en una ONG que quiere proteger los cielos nocturnos, ¿Podríamos encontrar una correlación entre lo que los críticos llaman “introspección y romanticismo trágico” en tu música con una causa como salvar noches estrelladas?

Elegí el nombre porque me parecía esperanzador, tenía un tono idealista y, aunque nunca trabajé con The International Dark Sky Association, he estado en contacto con ellos varias veces, especialmente, cuando mucha gente se acercó a mí pensando que era parte de ellos.

Además de tus álbumes, ¿Has considerado producir otros artistas?

Hasta ahora he estado ocupada con mis propios lanzamientos, pero creo que en el futuro haré un esfuerzo para ayudar a los nuevos artistas emergentes, no necesariamente como sello discográfico, sino de una manera más útil. No creo que mi ética de trabajo sea aplicable a muchos otros, así que prefiero ayudar con mi experiencia y conocimiento de alguna manera, en lugar de planes de negocios.

Desde Zenith (2015) hasta su álbum más reciente 20/20, los fanáticos y la prensa especializada hablan sobre una clara evolución: más álbumes melódicos, mejor producidos, letras muy intelectuales. ¿Qué ha cambiado en Molly desde 2015 hasta aquí? ¿Existen nuevas influencias o una forma diferente de lidiar con el proceso de composición de un tema?

Creo que mejoro todo el tiempo, porque encuentro nuevas formas de expresar lo que quiero decir. Quiero que haya un desarrollo constante, pero no es necesariamente en la producción o el estilo. Es difícil decir exactamente cuál es el arcoiris que persigo.

Has dicho que cuando comienzas un nuevo álbum, te gusta cambiar el sintetizador, no tanto por el equipo sino por el espacio que te ofrece, ¿Estás usando algún otro instrumento o experimentando con diferentes formas de hacer sonido o te mantienes fiel a tu fórmula?

Los instrumentos son solo juguetes, que ayudan a mantener vivo el sentimiento lúdico. No hay una fórmula secreta para escribir una canción, aunque algunas personas parecen pensar que sí. Solo se trata de disfrutar lo que estás haciendo, puede ser una melodía, un ritmo o en un sonido, cuando tienes la sensación de que continúa fuera de la canción, eso es lo que siempre estoy buscando.

A veces es liberador no decir todo, como sugerir cosas en un título y una atmósfera, y dejar que el oyente llene los espacios en blanco.

Se dice que la inspiración para el título de su último álbum fue en Japón durante su gira de 2017 (gracias a los anuncios sobre los Juegos Olímpicos de verano). Posteriormente, este número apareció en tus sueños y, además, es un año bisiesto: Si estos eventos han sido determinados por la casualidad y rodeados de cierto misticismo, ¿Por qué asociarlo con el capitalismo?

Supongo que me enfermé con el capitalismo. Una enfermedad del alma. Es una lucha constante en contra de un sistema que está en contra de los humanos y del mismo planeta en el que vivimos. No puedo mirar hacia otro lado porque no quiero que piense que lo he aceptado. Así que despotrico sobre eso todo el tiempo. Es realmente como una enfermedad.

¿Te ves como un artista que debería unirse al discurso político actual?

Es imposible no hacerlo, cuando todo está impregnado de política. No estoy tratando de escribir canciones políticas, pero creo que la música pop siempre ha sido un espejo de su tiempo y tienes que reflexionar sobre el mundo que te rodea.

Tu voz se ha asociado con la búsqueda de un significado personal, ¿De qué manera asocia el capitalismo o el poscapitalismo con esa búsqueda?

Es un tema que me interesa, cuánto de nosotros somos producto de la sociedad en la que vivimos. Es imposible separarnos, incluso de las cosas que no te gustan.

¿Esto también motivó la decisión de minimizar tu presencia en las redes sociales?

Personalmente, perdí el interés en las redes sociales cuando se convirtió en un monopolio corporativo, no quiero entregarme a eso, como no quiero que “me tengan”. Todos somos adolescentes en el mundo con las redes sociales, todos estamos tratando de encontrar una manera de vivir con o sin ellas, por lo que aún no se ha dicho la última palabra. Obviamente no quiero separarme del mundo, sentí que quería mirar más en los espacios físicos que aún compartimos y apreciar lo que tienen para ofrecer. Tengo miedo de la distracción, básicamente.

¿Cómo crees que debería reinventarse la forma en que los fanáticos se conectan y siguen a sus artistas? ¿Debemos volver a las raíces? ¿Enviar cartas y comprar álbumes en tiendas de discos?

No creo que haya un “retroceso”, porque francamente las cosas no fueron mejores ni nada, hemos ganado mucho con la tecnología y con la forma en que podemos conectarnos y hacernos escuchar. Por supuesto, esto también ha llevado a algunos problemas confusos. Se están privatizando y comercializando. Como un ejemplo en el vecindario en el que vivo, solía haber un estacionamiento con vista, donde la gente pasaba el rato y tomaba una cerveza o se besaba o lo que fuera, pero luego se cerró y se convirtió en un bar. Ahora tienes que pagar para entrar y comprar sus bebidas en ese lugar, lo cual es exclusivo. Creo que es realmente importante que algunos lugares no pertenezcan a nadie ni a todos.

Creo que debemos ser más conscientes de nuestro entorno porque, mientras nos reunimos cada vez más en línea, poco a poco perdemos el control de los espacios públicos en los que solíamos encontrarnos.

¿Estás leyendo o escuchando algo en particular en este momento?

Últimamente he estado leyendo sobre todo novelas gráficas, la última fue David Boring de Daniel Clowes. Después empezaré una biografía sobre Prince.

¿Qué puedes decir a los que te siguen y se sienten desesperados y que no hay nada que hacer?

¡Hay mucho que hacer! Es importante tocar mucho, hacer música y divertirte haciéndola. Si te sientes desanimado por algo, trata de enojarte. Es mejor, y a veces más constructivo, estar loco que triste. Cada generación se enfrenta a sus problemas y pueden parecer los peores cuando te enfrentas a ellos, ¡pero cada noche es nueva!

 

*Entrevista originalmente publicada en Indienauta.com

Escrito por

Periodista especializada en música y cultura. Actualmente, escribo en Indienauta.com, Clubbingspain.com y soy corresponsal en Barcelona para DJProfile.TV. Previamentente, colabore en Crazyminds.es, Revista La Dosis y OpiniónyNoticias.com. Soy ex-editora del portal de noticias Blasting News. Devoradora de libros, música y cine de autor. Recientemente explorando las posibilidades sonoras de los sintetizadores modulares, la fotografía y la performance. Profesionalmente ofrezco servicios como consultora en estrategia de contenidos y social media.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.